Diseño de cubiertas: El eterno debate sobre la orientación del título en el lomo.

Echad un ojo a vuestras estanterías de lectura, ¿veis algo que os llame la atención con solo mirar los lomos con los títulos? ¡Exacto! Unos empiezan por la parte inferior y otros por la superior. Además de ser un tema recurrente que trato con mis clientes a lo hora de diseñarles sus cubiertas, es algo que provoca muchos dolores de cabeza por las preguntas que surgen; ¿Cual es el modo correcto? ¿El más práctico? ¿El más visual? Espero aclarar vuestras dudas.


Todo empezó con el matemático, fotógrafo y escritor británico Charles Lutwidge Dodgson o más conocido con su seudónimo como escritor, Lewis Carrol (Alicia en el país de las maravillas, Solitude, Alicia a través del espejo, etc...). Además de un brillante escritor, también tenía una mente inquieta que lo llevó a registrar un gran números de inventos, entre todos ellos, y permitidme que me centre en el que nos interesa, se le ocurrió imprimir el título de los libros en el lomo para tener mayor facilidad a la hora de buscarlos. Simplemente brillante. No ahondaré en la vida de este enigmático personaje pues daría para varios debates muy interesantes (seguro que acabaríamos hablando de Jack el destripador), así que avanzaré unos cuantos años, no muchos.

Lo que la lógica nos cuenta es que hay tres formas de hacerlo y todas ellas son válidas. pero hay una mucho más cómoda, como bien apuntó el maestro José Martínez de Sousa en su obligatoria e imprescindible obra "Diccionario de edición, tipografía y artes gráficas". Dice de Sousa:
"Título de lomo: Título que figura en el lomo del libro. Al igual que en el caso del título de cubierta, el lomo no siempre refleja exactamente, en su grafía, contenido y disposición, el de la portada. Según la forma de disponer el título en el lomo, recibe aquel una determinada denominación. Se llama título transversal cuando, por su extensión o su forma de composición, permite colocarlo paralelo a la cabeza y pie del libro; se llama título ascendente cuando se lee de abajo arriba, y se llama título descendente cuando se lee de arriba abajo. Cuando el título es demasiado largo para que adopte una disposición transversal, la costumbre tradicional, tanto en el mundo latino como en el anglosajón, era la de colocarlo de forma ascendente, es decir, de manera que se leyera de abajo arriba, porque de esta manera se lee con más facilidad que a la inversa cuando se coloca el volumen en una estantería."
Sin embargo, y aquí es donde siempre discuto con mis amigos diseñadores cada vez que sale el tema (y creedme, sale muy a menudo ¬¬), en 1948 la asociación de Libreros de Gran Bretaña e Irlanda cambió de opinión y recomendó que se hiciera a la inversa. Si nos ponemos quisquillosos, la norma UNE 50-120-92, versión por la Aenor de la norma ISO 6357:1985, establece que el título debe disponerse de arriba abajo, y añade: “Esta forma de título en el lomo se lee fácilmente cuando el libro está situado horizontalmente con la cubierta hacia arriba”.

¿Veis el punto justo donde siempre acabo discutiendo? Si la lógica dice que como mejor se lee el lomo (recordáis a Lewis Carrol y su gran idea de anotar el título del libro en el lomo para localizarlo mejor en las estanterías?) es de abajo arriba, ¿qué sentido tiene cambiarlo? Si tengo un libro sobre la mesa, evidentemente no voy a leer su título desde el lomo, lo haré desde la cubierta...fin de la historia.

A grandes rasgos y para no hacer eterna esta entrada todo lo que os he contado se puede resumir en esto:

Por norma general este es el contenido que debería tener el lomo (spine):
  • Título
  • Nombre del autor
  • Logo de la editorial o marca del editor
  • y si procede el número del volumen o tomo.
Lo más indicado sería colocarlo en horizontal y paralelo a la cabecera con el objetivo de que se viera bien a una distancia lógica, pero cuando el tamaño del lomo no nos lo permite, existen dos opciones más:

A tener en cuenta
Cuando los libros pertenecen a colecciones o series, hay que prever y dejar bien claro donde van todos los elementos para no romper la línea visual al colocarlos todos juntos en una estantería. No digo que esta práctica sea una norma, que debería serlo, pero es altamente recomendable para evitar lectores defraudados.
Personalmente, siempre he preferido que el lomo de todos mis libros estén diseñados de forma ascendente y así se lo hago llegar a mis clientes, pero como todo, es cuestión de gustos ;)

Y vosotros, ¿os habíais dado cuenta de esta particularidad? 






15 comentarios:

  1. Muy interesante, no tenía idea de nada de esto, siempre pensé que era a capricho de quien editaba... Ahora veo que no.



    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay infinidad de detalles sobre el diseño editorial, iré subiendo más curiosidades como esta cada semana ;)
      Un abrazo Nanny!

      Eliminar
  2. Sí, me había fijado. Y coincido contigo en que la forma más cómoda es la ascendente (en el caso de que no fuera posible transversal), ya que normalmente se coloca el libro vertical en las estanterías, y como dices, es más cómodo girar la cabeza hacia la izquierda. Por lo menos es mi opinión como lectora.
    Interesante entrada ;) 1 besote ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote guapa! Gracias por dejar tu comentario ;)
      Seguiré subiendo cositas de este tipo ^^

      Eliminar
  3. Muy, muy buena entrada. Me encantado y creo que no hemos tenido que discutir por eso, cierto? 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de nada ;)
      Un besote mi niña!

      Eliminar
  4. Jajajaja muy buena entrada Nune!!
    Y pienso como muchas, ascendente, que sólo tenga que girar mi cara hacia la izquierda, porque la verdad, cuando tienes cientos de libros y tienes que buscar uno y cada uno mira para otro lado, acabo un poco tonta de ir moviendo la cabeza de un lado al otro, si que hacemos ejercicio, pero uffff mejor solo para un lado.
    Muchos besos!
    😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vane!
      Te juro que hay veces que mirando mis estanterías pillo dolor de cuello de las veces que tengo que girar la cabeza, no quiro pensar como debes acabar tu con todo el arsenal literario que tienes en casa :S XD
      Besotes corazón!

      Eliminar
  5. La verdad que nunca me he fijado en ello y hasta que no se como iría en la estantería si tumbado o de pie, no sabría decir si uno u otro
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos Yahira! gracias por pasarte ;)

      Eliminar
  6. muy buena entrada!!...genial su blog :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya!... me has dejado sin palabras... hoy cumpliré con el dicho de no acostarme sin haber aprendido algo nuevo, sin duda.
    Estoy gratamente sorprendida y me complace saber algún dato más Lewis Carroll ¡Qué sorpresa!

    Muchas gracias por una entrada tan interesante.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! y gracias por la explicación, es algo que siempre me he preguntado, de hecho, me molesta bastante que cada libro tenga una orientación. Vas a comprar libros... empiezas a leer títulos... y te dejas el cuello. Gracias por la entrada, besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Creo que es la primera vez que dejo un comentario aquí. Me he encontrado con tu blog de casualidad y esta entrada y me ha llamado mucho la atención. Es diferente. Es curioso. ¡Adoro esta clase de publicaciones! Espero poder leer más de este tipo y poder aprender cosas nuevas. De la misma manera que me gustaría aprovechar para dejarte una invitación exclusiva al blog Los delirios de Pandora con motivo de su re-apertura. Espero que pases a dejar tu huella y que disfrutes de su contenido. ¡Tu estancia en el jardín del Edén siempre será bienvenida! Un beso grande.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario!!! Nos hace muy feliz.

Recuerda:
*El respeto es básico a la hora de comunicarnos.
*No dejes direcciones ni spam o tu comentario será borrado automáticamente.
*Si necesitas que te ayudemos a publicitar tu site, dínoslo a través del mail (nunecn@gmail.com). Allí estaremos encantadas de leer tus propuestas.